Medicamentos sistémicos para la psoriasis – parte I -

Medicamentos sistemicos para la psoriasis - parte I

Los tratamientos de la psoriasis tienen como objetivo interrumpir el ciclo que provoca un aumento de la producción de células de la piel, reduciendo la inflamación y la formación de placa.

Medicamentos sistémicos

Los medicamentos pueden ser orales o inyectados y se utilizan sólo durante periodos breves y puede alternarse con otras formas de tratamiento.

Metotrexato.

Por vía oral,  ayuda a reducir la producción de células de la piel y suprimir la inflamación; así como retarda en algunas personas la progresión de la artritis psoriásica.

Puede causar malestar estomacal, pérdida de apetito y fatiga, y tomado durante largos períodos puede causar  efectos secundarios graves, como daño hepático grave y disminución de la producción de glóbulos rojos y blancos, y plaquetas.

Ciclosporina

Suprime el sistema inmunitario y su eficacia es similar al metotrexato. Al igual que otros medicamentos inmunosupresores, la ciclosporina aumenta el riesgo de infección y otros problemas de salud, incluyendo cáncer.

La ciclosporina también es susceptible a problemas renales y presión arterial alta, especialmente con dosis grandes y a largo plazo.

Tioguanina

Es tan eficaz como los citados anteriormente, aunque tiene pocos efectos secundarios, pero es probable que cause anemia; debe de ser evitado por mujeres  embarazadas o que planean quedarse en estado, ya que puede causar defectos de nacimiento.

Fuente Imagen: edicionesmedicas


Esta entrada fue publicada en Medicamentos, Tratamientos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.